Hermanas de los Pobres

de Santa Catalina de Siena

Caminos por recorrer

Viviendo todavía las alegrías del anuncio de la novedad del Año jubilar saviniano – presentado por la Madre, el 18 de abril, día de gran memoria afectiva para nosotros SdP, recordando los 100 años de la Pascua definitiva de nuestra amada fundadora Savina Petrilli-, ha apasionado todo nuestro ser.

En la sala en la que nos hemos reunido para el encuentro online, nuestras miradas luminosas se han cruzado e inmediatamente han aflorado numerosos motivos por los que debemos agradecer a Dios la existencia de nuestro Instituto Religioso, que perdura desde hace casi 150 años. Durante este tiempo, hemos realizado obras benéficas, transformando la vida de miles de personas en diferentes partes de este vasto mundo, siguiendo el ejemplo de Jesús Sacerdote.

Este Año Jubilar será seguramente una ocasión para muchas reflexiones y oraciones, y nos ayudará a comprender el dinamismo del carisma saviniano, que permanece fiel a sus orígenes pero que también es siempre actual, capaz de encarnarse en las realidades concretas de cada época y contexto social.

La semilla del “espíritu sacerdotal”, plantada desde 1873, ha generado miles de seguidores de Jesús, inspirados en el modelo pedagógico espiritual dejado por Savina Petrilli. Estamos felices de seguir fortaleciendo los signos de vida y resurrección en esta tierra.

Nos alegra aún más la colaboración de tantos laicos que se identifican con nuestro carisma, transformándolo en un tesoro para compartir con otras personas a lo largo del camino de su vida.

“La actitud interior más profunda será la de recibir gratuitamente y dar gratuitamente”, esta será la actitud que guiará nuestro mundo interior. Como hijas amorosas de nuestra Madre, haremos todo lo posible para que tu misión continúe como siempre nos has enseñado: “Todo es poco para Jesucristo, pero todo es grande con Santa Catarina”. Como hijas espirituales y herederas de la Beata Madre Savina, continuaremos con tu santa audacia a pesar de nuestros limitados recursos. Estamos seguros que la Providencia nos guiará y nos mostrará los caminos a recorrer.

Todas nosotras, SdP, estamos llamados a responder a las peticiones que el Santo Padre ha invitado a hacer a los Superiores Generales de las Instituciones. Debemos recordar nuestro carisma y adaptarlo a las necesidades sociales, respondiendo a la pobreza del mundo contemporáneo. Es nuestro deber actualizar nuestra forma de comunicar, utilizando palabras y comportamientos que puedan tocar el corazón de los hombres y mujeres de hoy. Este compromiso revoluciona nuestra vida y no debemos temer lo que nos depara el futuro, ya que confiamos nuestro trabajo en las manos del Señor a través de la intercesión de la Madre Savina.

Me gusta subrayar lo que el Santo Padre comunicó a los superiores generales y relató la Madre. Esto representa un paso significativo en nuestra vocación, y lo estamos experimentando en este Jubileo Saviniano. Repitámonos “Señor, ¿qué debo hacer hoy? ¿Qué tenemos que hacer?” “Sobre todo, dejar que nuestro corazón se transforme por la emergencia que hemos vivido, dejar que Dios transforme nuestros criterios habituales de interpretación del mundo y de la realidad a través de este momento histórico”. Ya no podemos pensar sólo en preservar el espacio de nuestros intereses personales o nacionales…” (Discurso del 12.08.2022 para Vita Consecrata). Un deseo fraterno para todos SdP.

Hna. Amparo Mesquita Machado, SdP